La Cerrajería: Una profesión familiar

Si bien existe un grupo sustancial de cerrajeros que carecen de antecedentes familiares relacionados con esta profesión, es decir, abuelos o progenitores cerrajeros, la gran mayoría de las personas que se dedican al arte de la cerrajería poseen antecesores familiares quienes dedicaron su vida a esta valiosa profesión y se encargaron de educar y formar a las nuevas generaciones. Esto evidencia que la cerrajería es una profesión familiar y que desde hace varias décadas existen familias y linajes generacionales dedicadas exclusivamente a la práctica de la cerrajería y al perfeccionamiento de los métodos y técnicas utilizados. Como tambien sucede en el sector de la electricidad urgente.

Uno de los cerrajeros líderes del personal de trabajo de Cerrajeros expresa que prácticamente toda su familia se ha dedicado al ámbito cerrajero, ya que, desde su bisabuelo, su abuelo y su padre son cerrajeros retirados que practicaron durante toda su vida esta profesión con mucha cautela y responsabilidad, asimismo, indica que incluso en su linaje familiar la cerrajería es concebida como una actividad artística y no solamente como un trabajo. Al igual que la opinión expresada por cerrajero citado anteriormente, existen muchas personas dedicadas a esta profesión quienes provienen de una familia dedicada a la cerrajería desde hace varias generaciones.

Hace varias décadas, la cerrajería era enseñada de padres a hijos puesto que para épocas pasada no se había suscitado la gran cantidad de avances tecnológicos y electrónicos relacionados con la cerrajería. Muchas de los padres cerrajeros educaban a sus hijos desde temprana edad para la práctica de la cerrajería, e igualmente, les inculcaban a sus sucesores valores transcendentales para la ejercer dicha profesión tales como el respeto, la responsabilidad y la empatía. Ahora bien, en los años actuales, la mera enseñanza padre-hijo no basta para aprender los detalles y pormenores de esta profesión puesto que cada día se desarrollan nuevas tecnologías aplicadas a la cerrajería que obligatoriamente deben ser aprendidas por el nuevo cerrajero.

El cerrajero Manuel quien laborar para el equipo de Reparaciones de cerrajeria comenta que, aunque proviene de una prestigiosa familia de cerrajeros, la enseñanza que recibió de su padre y de su abuelo no fue suficiente para las exigencias actuales del mundo de la cerrajería, puesto que sus antecesores desconocían el uso, la instalación y el mantenimiento de dispositivos modernos tales como las cerraduras inteligentes, cerraduras biométricas, sistemas automatizados y motorizados, etc. Por ello, este cerrajero complemento la educación familiar que recibió con cursos y talleres sobre las nuevas tendencias e innovaciones de la cerrajería.

En las familias, una profesión que se practicada por varios de sus integrantes se convierte en una característica fundamental de la misma, forma parte de la idiosincrasia del apellido y contribuye en la unión y el respeto de los integrantes del grupo familiar. En este sentido, vale la pena mencionar que la cerrajería ha logrado mantener unida a muchas familias, puesto que forma parte de una actividad que va más allá de los fines de lucro, esta profesión se convierte en un pasatiempo o en un arte para las familias que durante generaciones la practican.